“Vivimos la experiencia más amarga de nuestra vida”

http://www.eltiempo.com.ve/

Dorina Mejías, de 46 años de edad, relató que la noche del pasado miércoles una vecina le avisó sobre un accidente en el sector Minifincas (oeste del estado Anzoátegui) y al empezar a sentir el olor a cloro agarró a su hijo por la mano, corrió a buscar un taxi para su esposo que está en silla de ruedas y huyó lo más lejos que pudo. Como ella, cientos de personas trataron de escapar de los efectos del gas que emanaba de varias bombonas caídas de un camión. El incidente dejó ocho muertos por los efectos tóxicos del químico. La Fiscalía imputará al conductor del transporte, que salió desde Zulia y se dirigía hacia el estado Sucre. El paso por tramo de autopista Antonio José de Sucre está restringido.

 

BARCELONA / BRUZUAL.- Pasadas las 8:00 de la noche del miércoles, un camión de la empresa Etotrans que transportaba 17 cilindros de gas cloro, colisionó contra una unidad de carga pesada en la vía de El Hatillo, sector Mini Fincas del municipio Bruzual, al oeste del estado Anzoátegui.

El choque ocasionó que seis de las bombonas del químico cayeran en tres puntos distintos: tres en Mini Fincas, una 500 metros después y dos más en el cruce hacia la estación Unare. De ellas, tres se abrieron y su contenido -de 100% de concentración- se expandió por varios sectores, lo que ocasionó la muerte de ocho personas y afectó a unas 326.

Desde entonces, el paso vehicular por la Troncal 9 que une al Oriente con el centro del país, fue cerrado por medidas de seguridad. A partir de las 10:00 am de este jueves fue habilitada la carretera del sector Aguas Calientes.

A las 12:20 del mediodía de ayer, el gobernador de Anzoátegui, Tarek William Saab, reportó desde el Oncológico Kleber Ramírez Rojas en Barcelona, que la mayor suma de fallecidos por el suceso fue de personas que se encontraban transitando por la carretera nacional.

El informe forense arrojó edema pulmonar agudo y transtornos de coagulación, por inhalación directa del gas.

Los fallecidos fueron identificados como Wilmer Antonio Castellano (51), Aura del Valle Arismendi de Macías (59), María Esther Martínez Méndez (34), Elis Rafael Canelón Cuéllar (33), Freddy Ramón Sojo Azuaje (46), José Daniel Ávila (20), Freddy José Morales (46) y Ricardo Romero (41), conductor de uno de los dos camiones involucrado en el accidente vial.

Saab precisó que en total han atendido a unas 326 personas y se encuentran recluidos 51 pacientes, distribuidos en los hospitales de Barcelona, Boca de Uchire, Clarines y Puerto Píritu. De éstos pacientes, cinco están en condiciones graves, dijo el mandatario.

El doctor Numan Galindo, jefe del área de Neumología del hospital Luis Razetti en Barcelona, informó que hay tres pacientes que sufrieron una neumonitis química, producto de la inhalación del gas cloro.

Explicó que dos de estos pacientes están en terapia intensiva en el referido nosocomio. Dijo que se les está aplicando tratamiento con esteroides y oxígeno en grandes cantidades. En el caso de las personas que sufrieron lesiones en los bronquios, les suministran antibióticos de amplio espectro.

Saab apuntó que cerca de 150 personas, entre Protección Civil (PC), Cuerpos de Bomberos, Saludanz y voluntaios trabajan desde la noche del miércoles en el plan de contingencia.

Desde Anzoátegui, el director nacional de Protección Civil, Luis Díaz, indicó que una comisión del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente (Minamb), evalúa los daños causados al entorno.

Imprudencia
A las 6:30 de la tarde de ayer, Saab regresó al nosocomio barcelonés a efectuar una visita a los afectados y sus familiares. Allí aseguró que la imprudencia al manejar fue la causa del accidente. Solicitó al Ministerio de Interior y Justicia investigar a la empresa Etotrans, a la cual responsabilizó del hecho. “Ya notificamos al presidente Hugo Chávez y está de acuerdo con la medida. La compañía debe indemnizar a las víctimas”.

El camión que transportaba el gas salió del estado Zulia con destino a las plantas potabilizadoras de agua de la Hidrológica del Caribe en Sucre. Cada cilindro contenía una tonelada de cloro.

El presidente Hugo Chávez calificó como “una tragedia” el accidente ocurrido en Clarines. Dijo que desde la misma noche del miércoles ordenó el envío de aviones a la región con medicamentos para atender a las más de 300 personas que se encuentran recibiendo asistencia médica. “Hay gente que corre mucho, hay que tener cuidado, aunque las causas de todas maneras parece que no fueron esas”, expresó.

En Fiscalía
El Ministerio Público presentará ante un tribunal de control del estado Anzoátegui al conductor del camión que transportaba gas cloro, identificado como Iván Espina, de 56 años de edad se encuentra en detenido la sede la zona 3 de Polianzoátegui.

Los fiscales 4° nacional y 21° del estado Anzoátegui con competencia en materia de defensa ambiental, imputarán al conductor por la presunta comisión de delitos previstos en el Código Penal, la Ley Penal del Ambiente y la Ley Sobre Sustancias Materiales y Desechos Peligrosos.

Plan de atención
Fernando Perdomo, director de PC-Bruzual, manifestó que inmediatemente después de conocer el suceso se activó un plan de contingencia al cual se unieron Bomberos de Anzoátegui y de Pequiven: en total fueron unos 150 hombres.

Además de atender a los afectados por la inhalación del gas, iniciaron el desalojo preventivo de cinco sectores: Paso Real, Las Casitas, Barrio Obrero y parte del Casco Central. Ayer en la mañana evacuaron Mini Fincas para hacer el levantamiento de cilindros.

El alcalde del municipio Bruzual, Leobardo Canache, habilitó dos albergues: la Escuela Unitaria y la Casa de Alimentación de Carutico, donde permanecen 50 familias. En la avenida principal de Clarines se habilitó un punto para recibir los donativos para los afectados. Dijo que lo más urgente que se debe aportar es agua potable.

“...no les quedó más remedio que cruzar el río y huir”
“Estábamos viendo televisión cuando repentinamente comenzamos a oler cloro y no podíamos respirar”, contó el ama de casa Dorina Mejías (46), nativa de Clarines, municipio Bruzual, mientras recibía atención en el hospital tipo I, Antonio Rondón Lugo, de esa localidad del oeste anzoatiguense.

Dorina jamás borrará de su recuerdo la noche del 17 de septiembre de 2009. Ese día ella y su familia vivieron uno de los episodios más terribles de sus vidas, luego de que un camión cargado con 17 cilindros de gas cloro, colisionara en la curva del sector Minifincas, en la vía hacia El Hatillo. El tóxico se expandió por todo el sector.

Aún estupefacta por la experiencia, la mujer contó que a los pocos minutos comenzaron a sentir los primeros síntomas: ardor en los ojos y en las vías respiratorias y náuseas.

Fue gracias a una llamada telefónica de un familiar, a las 9:00 pm, que se enteró del accidente. El consejo era salir de la vivienda y correr lo más lejos posible.

Mejías contó que agarró de la mano a su hijo de siete años y le dijo a su esposo Orlando Rojas, que está en silla de ruedas, que volvería con un taxi.

“Así lo hice. Nos fuimos rápido hasta Tramojo, un sector situado a 30 minutos de la población. Allí pasamos la noche. Vivimos la experiencia más amarga de nuestras vidas”.

Estampida
Evis Suárez se encontraba esa noche en el hospital Antonio Rondón Lugo. “Al enterarme de lo que pasó, corrí hasta mi casa. Allí vivimos nueve personas. Todos agarramos lo más esencial para sobrevivir y nos fuimos rápido a Carutico”.

Pero Evis cometió un error: dejó olvidado el tetero de su bebé de un añito y se regresó sola para buscarlo. En el trayecto respiró gas y debió ser internada horas después con síntomas de asfixia.

El estudiante Ángel Arellano, habitante de Clarines, narró que momentos después del accidente vecinos de Paso Real, comunidad situada a pocos metros del lugar de la colisión, comenzaron a cruzar el río Unare para salvarse de la muerte. “Ellos estaban encerrados, pues no podían salir por la carretera. Por eso no les quedó más remedio que cruzar el río y huir hacia Carutico y Tramojo. El sector quedó como un pueblo fantasma”.

Barriadas como Las Lomas, Barrio Obrero y La Plaza parecían hormigueros. Los moradores, al percibir el fuerte olor a cloro, comenzaron a correr hacia la avenida principal de Clarines y a tomar autobuses o taxis para alejarse.

Incluso, residentes de Los Cerezos, sector ubicado a un kilómetro de distancia del hecho, fueron perjudicados.

Terror en la vía
Pero quizás, quienes resultaron más perjudicados fueron los que transitaban justamente por la Troncal 9, en el sector donde ocurrió el suceso.

Ocho cadáveres y 36 pacientes con insuficiencia respirotoria por inhalación de gas cloro, procedentes de Clarines, ingresaron hasta las 12:00 de la noche de ayer en los hospitales Luis Razetti y Rafael Tobías Guevara de Barcelona.

Entre los fallecidos se cuenta la administradora Aura de Macías (59), esposa del presidente de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría, Néstor Macías (62), quien está recluido en la terapia intensiva del Centro Médico Zambrano. En la morgue, la administradora Margot Mariño contó que los esposos Macías habían salido de Ciudad Bolívar para asistir a un congreso de Psiquiatría en San Cristóbal, estado Táchira.

La locutora y socióloga, Zaida Marcano, realizó trámites para reclamar los restos de su sobrino, el sargento (Ej) Elis Canelones Cuéllar (33), miembro de la Banda de Guerra, con domicilio en Fuerte Tiuna.

El militar viajaba en su vehículo junto a su esposa Misay de Canelones (28), sus niños de 8 y 9 años, y sus suegros. Todos procedían de Carúpano.

Otro de los fallecidos es Wilmer Castellano (50), quien iba para su finca cuando inhaló el gas. Un vecino relató que el hombre moribundo guió su camioneta hasta el hospital de Clarines, y allí falleció.

En dos autobuses, uno de Peliexpress y otro Flamingo, los 85 pasajeros vivieron horas de terror.

“Nos tapó una nube”
El camionero Eduardo Pen (46), procedente de Cumaná, relató que iba junto a dos compañeros rumbo a la Colonia Tovar, en el estado Aragua, a comprar frutas, y se consiguieron en el camino con el siniestro. “Nos tapó una nube. No le vi el color porque me tapé los ojos y la nariz”. Los tres fueron atendidos ayer en el hospital Razetti de Barcelona, y fueron dados de alta.

Perjudicados
En el Razetti fueron ingresados los afectados por el gas cloro: el teniente de la Guardia Nacional, Armando Medina(26), Jesús Apolinar (56), Veruska Medina (22), José López (40), Eduardo Pen (46), Pablo Hasbun (30), Leonardo Farfán (31), Adrián Pete (27), Gabriel Pèrez (13), Rosinis López (22), Nilda Torres (66), Fanny Tovar (45), Abraham Calderón (27), Mireya Campos (43), Kimberlin Pacheco (15), Pedro pacheco (12), Eduardo Sánchez (45), Juan Casurpan (60), Juan Carlos Guaripano (35), Mercedes de Marín (55), José Carrillo (28), Dayana Calzadilla (27).

También Miguel Sotillo (42), William Méndez (44), Elis Canelón (9), Jesús Marín Atagua (23), Carmen Osorio (27), María Eugenia Vicuña (43), Dahil Espinoza (15) y Yecenia Chacón (16).

 

Más Noticias...

 
Natural erectile supplement dysfunction, cheapest levitra professional canada erectile dysfunction.